Esto tienen que revisar en un taller mecánico


¿Con qué frecuencia debe llevar su automóvil a un mecánico?

Cada automóvil tiene un manual del propietario o una política de garantía que describe cuándo reparar el automóvil. Esta frecuencia puede variar según el modelo del vehículo y el uso previsto (personal, familiar, de carga, etc.). El valor mínimo suele ser anual o al alcanzar un determinado kilometraje.

-Condición general del vehículo

Es normal que el mantenimiento general del vehículo se lleve a cabo durante las inspecciones de rutina. Los expertos que lo evalúan a menudo se centran en el rendimiento y el estado del motor, junto con algunos componentes importantes. De esta manera, puede estar seguro de que su automóvil seguirá funcionando de manera óptima.

Se mejorará aún más la capacidad y la calidad del garaje. También proporciona detalles sobre la seguridad y la apariencia del vehículo. Analice los frenos, el estado de la pintura, los sistemas eléctricos, etc.

– Sistema de suspensión

Los amortiguadores ayudan a controlar el vehículo en situaciones peligrosas y de alta velocidad, lo que garantiza una conducción segura y cómoda. El correcto funcionamiento de la suspensión depende de varios factores. Es menos probable que los conductores noten desgaste, por lo que es recomendable revisarlo periódicamente cada 20.000 km. Aunque su fabricante puede mostrar un menor kilometraje en cada revisión.

-Sistema de escape El sistema de escape

Reduce las emisiones contaminantes y el ruido de escape del motor. Los daños son inevitables, especialmente si viajas con frecuencia en la ciudad o en carreteras con baches.

Al operar un vehículo en un taller, un especialista en automoción debe verificar el estado del sistema de escape. Además del aumento de las emisiones contaminantes, es posible que observe fugas y corrosión que afecten la potencia del motor y aumenten el consumo de lubricante.

-Inspección en el automóvil

En un vehículo, un mecánico debe revisar el filtro de la cabina, también conocido como filtro de polen. Esto limpia el aire de los pasajeros y requiere un reemplazo cada año o cada 15.000 km.

-Control de luz

Los faros delanteros de su vehículo le permiten ver y observar la carretera. Por este motivo, es fundamental mantener los sistemas de iluminación y señalización en óptimas condiciones. Si es posible, use iluminación regulable que no cambie de color, intensidad, comportamiento o el sistema en sí. Electricidad convencional, incluidos cables y baterías.

-Inspección de neumáticos

Varios factores afectan la vida útil de un neumático. Desde los componentes del propio techo hasta los hábitos de conducción y las características de la carretera por la que discurre el techo. Su papel desde el punto de vista de la seguridad es muy importante ya que es el vínculo entre el vehículo y el agua. Compruebe si hay grietas, abolladuras o «líneas», protuberancias de rosca de la superficie, profundidad de corte, presión de aire y rotación del eje. Si durante la visita al taller nota vibraciones o ruidos durante la conducción, es necesario avisar a personal cualificado. Esto puede ser un signo de desgaste anormal de los neumáticos. De esta forma, el experto puede saber qué hacer en caso de pinchazo.

-Control de aceite

Minimiza la lubricación y el desgaste de los componentes del motor. También ayuda a enfriar y eliminar los desechos quemados. La vida útil de los lubricantes se ha ampliado considerablemente en los automóviles modernos.

En este punto, el taller debe informar del número de kilómetros recorridos desde el último cambio de aceite. Los servicios técnicos deben reemplazarse según sea necesario. Para hacer esto, debe usar el lubricante recomendado por el fabricante del vehículo.

-Revisión del motor

Cuando un mecánico profesional revisa un motor, lo primero que debe revisar son los filtros de aceite, aire y combustible. También es necesario comprobar la correa de distribución. Al ser un componente portátil, su daño puede causar fallas graves y costosas en el motor.

Otro aspecto a comprobar es el funcionamiento del sistema de frenado (cojines, correas, tambores, discos y líquidos). El desgaste depende de las características de conducción y del entorno en el que se conduce el vehículo. Por lo tanto, es muy importante que los expertos revisen el sistema al menos una vez al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *